Mujeres que trabajan

En los últimos años, las mujeres han dejado la casa para salir a trabajar y contribuir con la economía del hogar

Muchas gracias a todas las personas que han estado visitando el blog, aun sin tener nuevas entradas. A partir de hoy lo retomo y los animo a dejar comentarios para sugerir temas.

El post de hoy lo tomé de Martes Financiero, el suplemento de Diario Tiempo. Este artículo fue escrito por el máster Javier Mejía, un destacado profesional de la economía y finanzas y una excelente persona, además, quien también es director de Gerencia de Negocios de la Universidad Tecnológica de Honduras.

Por Javier Mejía

Hace unos cuarenta años la mayoría de la masa laboral en Honduras era del sexo masculino; en tanto las mujeres se dedicaban a las labores de la casa exclusivamente, dependiendo de los ingresos de su esposo para el sostenimiento del hogar. Pero en las últimas décadas esto ha cambiado de una manera radical, llevando a la mayoría de las mujeres a ser fuertes aportantes para la economía familiar.

En este punto del cambio que se ha operado en la fuente de los ingresos de la familia, y debido a que ha provocado ciertos desajustes entre la pareja,  es necesario recomendar algunas cosas a las mujeres que trabajan:

En primer lugar recuerde que a pesar de ser aportante a los ingresos, esto no significa que usted debe entregar su cheque quincenal o mensual a su esposo. El tener la libertad de tomar decisiones en relación a como usted usará el dinero es un elemento fundamental para el desarrollo de usted como mujer. No permita que otra persona, a pesar del amor que usted le tenga, le coarte esta libertad y ese derecho.

En segundo lugar debe recordar que de este dinero que usted recibe, siempre es conveniente que dedique una porción para el ahorro. Los especialistas recomiendan que esta sea de al menos un 10% del total. Esto se convertirá en un fondo para emergencias, el cual, si no se dan las emergencias, usted podrá utilizar para una inversión en el mediano plazo.

Por último, recuerde que aunque usted es parte fundamental de las finanzas familiares, siempre debe pensar en que una parte de ese dinero puede dedicarlo a su desarrollo personal. El hecho de trabajar por obtenerlo le da ese privilegio especial, de destinar parte del mismo a usted, lo que le dará la opción de crecimiento profesional o simplemente el placer de la autorrealización.

El antiguo precepto bíblico habla precisamente de este tipo de mujeres: “El corazón de su marido está en ella confiado, y no carecerá de ganancias… con voluntad trabaja con sus manos… considera la heredad y la compra… ve que van bien sus negocios… esfuerza sus brazos… y se ríe de lo porvenir…” Ojala usted, amable lectora, sea de este tipo de mujeres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: